Loading...

No puede ser más bonito

Michelle Chang es una de las marcas que me emocionan, sus joyas me parecen estéticamente tan delicadas que si me hubiera tocado la lotería estas Navidades, tendría un joyero lleno sólo con sus diseños, lo que viene siendo “abarrotao” de sus joyas.

Michelle trabaja con oro, plata, brillantes y piedras preciosas, es una joyera artesana que trabaja sus piezas una a una, con sus manos, es una enamorada de la joyería, le gusta dedicar tiempo a cada pieza, la gran mayoría son de encargo y ella dice que “se siente como una escultora diseñando una obra de arte”.

Nacida en Seul, actualmente vive en Los Angeles, sus diseños están inspirados en la naturaleza, animales, corazones y dibujos geométricos, el mar le apasiona especialmente. Y a mi me apasionan sus serpientes y los pulpos (debe ser que soy “da terra” del pulpo a feira).

Si tuviera que escoger alguna de sus creaciones, si mi hada madrina me concediera un deseo le pediría no una carroza que con mi “utilitario” ya me voy arreglando, le pediría una o dos joyas, y tengo muy claro cual de todo su catálogo escogería, el collar del pulpo y el anillo serpiente de oro y rubi, ¡casi ná!.

Los anillos son comentario aparte, tiene preciosidades, el anillo de la serpiente a mi me sedujo desde que lo vi por primera vez, me parece una obra de arte tan sutil que creo que hasta me daría pena usarlo por si lo llegase a perder. Todas sus joyas son de una tremenda exquisitez, no sabría con cual quedarme, cualquiera de ellas me parece perfecta, esa delicadeza y los materiales nobles que utiliza son parte del encanto.

Su tienda la tenéis en internet y se llama Michelle Chang.

También podría gustarte