Loading...

mi batalla contra los carbohidratos

Esto sí, esto no, esto mejor lo como en el desayuno que así lo quemo durante el día, esto jamás de los jamases en la cena, ¿estás loca a las 11 de la noche y te vas a tomar unas onzas de choco?…

Ahí están peleándose mi voz de la conciencia y Belcebín, mi diablo puñetero que no hace más que meter cizaña y erre que erre a ver si caigo. En todo este recorrido hasta que adopte los nuevos hábitos de ejercicio y comida sana de mi reto, Belcebín va a darme la murga y a susurrarme al oído con tan malas intenciones que le he puesto nombre para hacerle “con perdón”, un merecido corte de mangas cuando mi voluntad supere a su tentación.

¿Te ha pasado esto?, pasas por una pastelería o panadería, ves un estupendo bollo de esos bien llenos de crema o nata con su azúcar, su glaseado por encima y dices “No. Hoy voy a vencer la tentación”, avanzas sin dejar de mirar el escaparate de deliciosos dulces rebosantes de nata, te llevarías dos, y vuelves a decir “No. Voy a aguantarme, son demasiadas calorías y nada sano”, y al final del mostrador hay unas galletitas integrales artesanas hechas por el panadero y sucumbes. ¡Ves! tu también tienes a Belcebín en tu cabeza, te ha engañado, te has autoconvencido de que al rechazar lo primero quedas absuelta de las “galletitas integrales”.

Los carbohidratos aportan energía al cuerpo, hay que comer carbohidratos para estar activos, necesarios para hacer ejercicio y porque las células del cerebro los necesitan. En el organismo los carbohidratos o hidratos de carbono se convierten en azúcar y glucosa que es la gasolina del cuerpo.

Pero yo quiero acostumbrarme a comer los carbohidratos complejos; espinacas, acelgas, grelos, col, rúcula, aguacate, tomate, espárragos, etc, y quiero evitar la ingesta de carbohidratos simples como arroz, patatas, bollería, pasta, harinas. ¡Sí señores los hidratos de carbono no son sólo el pan y las patatas!

Los carbohidratos simples sólo aportan energía, no aportan ningún nutriente, se transforman en glucosa muy fácilmente y el exceso no utilizado como energía se acumula como grasa. Los hidratos de carbono complejos se procesan en nuestro organismo más lentamente, sacian más y además de aportarnos energía sí tienen un componente nutritivo, fibra, vitaminas y minerales. El ejemplo más claro de un carbohidrato simple es el azúcar de mesa.

Foto: www.sinazucar.org – El 75% es azúcar

En mi casa, desde que empecé el reto, los cereales de chocolate no se compran a pesar de las quejas de mi hijo adolescente, por el momento sigo comprando cereales Kellog’s, los de toda la vida, y por el momento sigo comprando Nesquick (yo no lo tomo), cada vez que se lo pongo a mi hijo en la taza del desayuno me entran remordimientos de conciencia :<

También podría gustarte